13,810: la llave directa a Medicina

0
244

Jesús Saldaña no se esperaba la llamada de la Universidad de Málaga, no se imaginaba con la mejor nota de Selectividad de toda la provincia, ni aspiraba a reconocimientos mediáticos, entrevistas o fotografías en prensa. Sólo pedía sacar la nota suficiente para entrar en su carrera soñada, Medicina. Sin embargo, este malagueño de 17 años, estudiante de Bachillerato del colegio Virgen de la Inmaculada, Gamarra, pudo certificar ayer con mucha humildad y un cierto pudor que su 13,810 había sido la mejor calificación obtenida en la convocatoria de junio. 

Estaba contento, sorprendido y abrumado aunque, sobre todo, “lo que siento es tranquilidad por haber podido entrar en la carrera”, decía Jesús, que ya obtuvo de manos del alcalde el premio de educación Ciudad de Málaga por las mejores notas en Secundaria. Sus padres y su hermana mostraban su orgullo “sobre todo por la buena persona que es, porque le gusta estudiar y se esfuerza, porque es responsable desde niño y ayuda mucho a sus compañeros”, explicaba su madre, Conchi García, que es maestra de Infantil en la enseñanza pública.

Parte de esa humanidad que siempre ha mostrado con sus iguales, su interés por la Biología, por el funcionamiento del cuerpo y el ejemplo recibido de su hermana, que es Pediatra, le hicieron decantarse hace ya tiempo por la carrera de Medicina, que tiene claro que quiere estudiar en la UMA. “Por mi hermana sé que la Facultad de Medicina de Málaga es muy buena, tiene buenos profesores, es una de las mejores de Andalucía”, comentaba Jesús. De esta forma, podrá quedarse en casa y dedicarse exclusivamente al estudio al amparo de su familia.

Aunque le quedan once años por delante de duros estudios, eso no parecía amedrentarle y ayer ya se soñaba pudiendo desarrollar su futuro laboral en su ciudad o, al menos, en España. Para él, la fuga de talentos es un despilfarro económico. “Solo mirando el aspecto económico, si una persona se tiene que ir de España para trabajar fuera, todo lo que se ha invertido en su educación es dinero perdido, todo se va al capital extranjero, los méritos se consiguen fuera y se benefician otros de su trabajo, no repercute aquí, y eso nos empobrece, cada vez hay menos recursos para investigación, estamos yendo hacia atrás, cada vez peor”, consideró Jesús Saldaña.

En plena polémica sobre la subida de la nota media al 6,5 para obtener beca planteada por el ministro Wert para los estudios universitarios, el joven malagueño consideró que “si para aprobar una asignatura se necesita un 5 no tiene lógica que para la beca pidan un 6,5”. Además agregó que “hay que tener en cuenta que no todas las carreras son iguales, todas no tienen la dificultad de una ingeniería, por ejemplo, en la que si es difícil aprobarlas todas las asignaturas y muchísimo más es sacar un 6,5 media. Hay quienes pueden tener un Bachiller perfecto y por suspender un examen quedarse sin beca, cuando otro que tiene dinero para pagar la carrera pueda seguir estudiando incluso suspendiendo más que otros, es un sin sentido”, añadió.

Este chico “humilde”, como subrayan sus padres, tenía que superar el 12,190 (nota de corte del año pasado) para entrar en Medicina. Llevaba una media de expediente de Bachillerato de 10 y en Selectividad ha obtenido un 9,725. A esto hay que sumar el 10 en Biología y el 9,60 en Química, lo que le han valido el 13,810 sobre 14 puntos, su llave directa a la titulación deseada, esa que empezó a amar sin saberlo cuando su hermana lo utilizaba de oyente para aprenderse sus lecciones cuando tenía escasos diez años.

Sus compañeros empezaron a llamarlo en cuanto se enteraron de la noticia. “Me han dicho que se alegran mucho, que me lo merezco, pero yo no creo que haya hecho nada extraordinario”, subrayó. Pero sus padres, cuando él estaba ocupado con las fotos, recordaron emocionados el homenaje que le rindieron sus compañeros de Gamarra por su ayuda y por “dedicar más tiempo a los demás que a sí mismo”

fuente

http://www.malagahoy.es/

Deja un comentario