Preocupación por el desajuste cada vez mayor entre titulados y plazas MIR

0
192

La profesión médica sufre desde hace años un importante desajuste entre el número de estudiantes egresados en las facultades de Medicina y la posterior oferta de plazas MIR. En el caso de la UMA, se estima que este año los graduados en Medicina sean alrededor de unos 170 estudiantes mientras que las plazas de MIR vacantes para el próximo curso serán unas 140. Una tendencia a la baja en el acceso a una especialidad que en los últimos años ha disminuido a nivel nacional en torno al 10%.

La carrera de Medicina se posiciona como una de las titulaciones universitarias más largas con una duración de al menos 11 años. Tras una primera etapa de seis años de estudios, los universitarios obtienen el título de ‘médicos nominales’, pero no están habilitados para el ejercicio asistencial de la profesión en la sanidad pública. Para poder ejercer y acceder al Sistema Nacional de Salud (SNS), es obligatorio realizar una especialidad de cuatro años, conocida como MIR. «Este preocupante desajuste entre egresados y plazas MIR, supone que un importante número de alumnos brillantes que estén recién graduados no puedan finalizar su proceso de formación y por lo tanto se encuentren sin posibilidad de desempeñar en un futuro la profesión por la que tantas horas de estudio han sacrificado», señala el decano de la Facultad de Medicina de la UMA, José Pablo Lara.

Los desajustes también afectan a la calidad de la enseñanza, ya que la Facultad de Medicina de Málaga está perdiendo profesorado. La falta de renovación es uno de los principales problemas a los que la facultad se enfrenta, sobre todo en las áreas clínicas -profesores médicos que trabajan en hospitales- que en los últimos diez años se ha reducido a la mitad. La tasa de reposición en las instituciones sanitarias y docentes es del 10%. Según el decano, el profesorado, ante tales circunstancias, realiza de forma voluntaria horas extras.

Origen del problema

Hace unos años se especuló con que en España había una gran falta de médicos. La idea de un puesto de trabajo seguro y bien remunerado, no hizo más que generar «un efecto llamada» y una gran expectación entre los jóvenes y los propios padres que animaban a sus hijos a estudiar la carrera. «Ese rumor nunca fue cierto, es verdad que había carencias en algunas especialidades, y una mala distribución geográfica de médicos que sigue existiendo, especialmente en zonas rurales, pero no una falta de médicos. Lo que faltó fue una planificación adecuada», apunta Lara.

La importante demanda social supuso que en los últimos ocho años se hayan pasado en España de 28 a 40 facultades de Medicina, de ellas siete son privadas, y cinco públicas, así como de 3.450 estudiantes que iniciaban la carrera a 7.000. En el caso de la Universidad de Málaga, de los 120 alumnos de nuevo acceso se ha pasado a los 170, un considerable incremento que se aproxima al 40%. «Tras el aumento hace seis años en la Facultad de Medicina de Málaga del número de plazas para alumnos de nuevo ingreso, es ahora cuando esos estudiantes acaban esa primera etapa y se hace palpable el problema para conseguir una plaza de especialista MIR», señala el decano.

Por su parte, el Foro de la Profesión Médica que agrupa a las organizaciones más representativas del sector, recomienda ante la problemática, que se frene la apertura de nuevas facultades de Medicina, y que se reduzcan los estudiantes que inician la carrera para equilibrarlo con la oferta de plazas MIR disponibles. La facultad de Málaga con una nota de corte de 12,21 es la sexta facultad de España en nota de acceso

fuente

http://www.diariosur.es/

bannermir2

Deja un comentario