Sanidad aparca sin fecha la evaluación final del posgrado

0
155
El cambio de ciclo que supone la implantación de la troncalidad y la reforma del examen MIR en curso han hecho que el Ministerio de Sanidad aparque sine die  la aprobación de la evaluación al final del posgrado, una prueba que aparece en la LOPS y se desarrolla posteriormente en el real decreto 183/2008, más conocido como decreto formativo.
La acumulación de frentes abiertos en la reforma del posgrado, que supervisará la secretaria de Sanidad, Pilar Farjas, junto a la Dirección General de Ordenación Profesional, es el argumento oficial del ministerio para justificar el aplazamiento de un proyecto que ha levantado muchas suspicacias entre los propios residentes y los estudiantes de Medicina, que han pedido reiteradamente al ministerio que consensue con ellos el contenido y características de la prueba. “El proyecto está activo, pero es cierto que no se ha vuelto a poner en marcha en los dos últimos años, entre otras cosas porque la troncalidad es un cambio de mucha enjundia y hay que ser muy cuidadosos con las cosas que queremos hacer, no sea que no lleguemos a todas”, ha señalado a DM Javier Castrodeza, director de Ordenación Profesional.
Cambio de modelo
Esa es a grandes rasgos la misma tesis de Fernando Rivas, vocal de Residentes de la OMC, para aplaudir la decisión ministerial: “La troncalidad implica el cambio del modelo evaluativo conocido, porque los borradores que se han hecho públicos dicen que, además del tradicional examen MIR, habrá una prueba objetiva al final del periodo troncal de dos años. Hablar ahora de la evaluación final sería añadir más confusión innecesaria”.
Tan aparcada está la idea en los cajones ministeriales que el proyecto de Presupuestos Generales del Gobierno no contempla una partida específica para realizar la evaluación, cuando en 2011 y en 2012 se presupuestaron cantidades para sendas pruebas en las que se preveía reunir a 7.100 aspirantes cada año.
De acuerdo con el texto de la ley, la evaluación final no tiene otro objeto que “verificar que el nivel de competencias adquirido por el especialista en formación durante todo el periodo de residencia le permite acceder al título de especialista”. Según Rivas, este objetivo, muy encomiable de por sí, sería más fácil de verificar “con una evaluación permanente y continuada a lo largo de la residencia, como la que hemos propuesto”.
¿Obligatoria o a petición?
Aunque el ministerio no sabe cuándo ni con qué características se aprobaría ese examen (si es que al final ve la luz), Ordenación Profesional sí tiene claro que “sería siempre una prueba a petición de parte”.
Esta idea contrasta con el espíritu de la LOPS y, sobre todo, con el contenido del decreto formativo, que, en su artículo 27, deja muy claro que una evaluación final negativa “motivada por la no presentación o por la no superación de la prueba impedirá la obtención del título de especialista”. Además, implicará la pérdida de derechos respecto a la prueba en que se obtuvo la plaza de formación, es decir, el examen MIR.
fuente
http://www.diariomedico.com/2012/10/17/area-profesional/profesion/sanidad-aparca-fecha-evaluacion-final-posgrado