Las facultades de Medicina reúnen en una ‘base de datos’ la información sobre sus ECOE

0
169

Las facultades de Medicina examinan durante estas últimas semanas del curso a sus alumnos de sexto a través de la Evaluación Clínica Objetiva Estructura (ECOE), en algunas supone una nota más de la asignatura de Clínica Médica y en otras, como en la Universidad Complutense de Madrid, es una calificación definitiva para conseguir el título.

En este sentido, Lourdes Lledó, coordinadora de la ECOE en la Universidad de Alcalá, ha señalado a Redacción Médica que las diferentes facultades están realizando una ‘base de datos’ sobre las diferentes estaciones de la ECOE o formas de evaluar para poner en común esta metodología, ya que en un futuro será una prueba definitiva en todas las universidades cuando se vayan graduando los alumnos del Grado en cada una de ellas. Además, se está valorando la posibilidad de que en un futuro se lleve a cabo en un mismo día en todas las facultades.

La Facultad de la Universidad de Alcalá ha evaluado recientemente a sus alumnos de sexto, en concreto estaban convocados 123 y se han presentado 110. En este centro se realiza la ECOE desde 2007 y consiste en una prueba con 10 estaciones (cinco con pacientes simulados) en las que se evalúan los  conocimientos prácticos en especialidades médicas. El Comité de la prueba diseña la ECOE durante el año y analiza el comportamiento de los alumnos en la prueba, mientras que antiguos alumnos o residentes hacen de ‘observadores’ y anotan si los examinados tienen en cuenta los diferentes ‘items’ o competencias relacionados con la anamnesis, exploración, comunicación, y más.

El papel del ‘observador’

Uno de estos ‘observadores’ ha sido Pedro Gullón, exalumno de la Universidad de Alcalá, quien ha evaluado a los examinados “mediante un sistema informático”, lo que ha permitido tener las notas en poco tiempo.

“Nuestro papel es pasivo en la mayoría de los casos; estamos escondidos escuchando como se desarrolla la consulta y no interfiriendo en el proceso para que sea lo más parecido a una situación real, aunque a veces tenemos que levantarnos para poder observar mejor los procesos, sobre todo si la estación incluye competencias de exploración física”, ha comentado Pedro Gullón a Redacción Médica. En otras ocasiones, el ‘observador’ interviene más en las estaciones con maniquí, ya que va guiando al alumno en la prueba, ofreciéndole pruebas complementarias o preguntando por los pasos a seguir.

Según el punto de vista de Pedro Gullón, lo que más ha costado a los alumnos “era enfrentarse a una estación en la que no había resolución”. “Era una prueba muy real, donde alguien viene con un síntoma como una fiebre de larga evolución, y tienes que hacer una aproximación y unas pruebas dirigidas, pero no salías con una respuesta de: ‘tenía una infección, lo he acertado.’ Esa sensación de no tener una respuesta tangible, tal y como estamos acostumbrados en otro tipo de evaluaciones, veía que despistaba a muchos alumnos, llegando algunos a pensar que lo estaban haciendo mal”, ha comentado Pedro Gullón.

Finalmente, en este caso, los alumnos de Alcalá han tenido la calificación de apto o no apto. De todas formas, el Comité “ofrece al estudiante la calificación numérica y la puntuación en cada estación para que conozca qué ha hecho bien y dónde tiene que mejorar”, asegura Lourdes Lledó. En las facultades donde la prueba es definitiva para obtener la titulación, se califica a los alumnos con una puntuación numérica.

En cuanto a aspectos a mejorar, Lledó cree que es necesario realizar más talleres para informar sobre esta ECOE, para los profesores, para los alumnos y para los actores que participan. Además, subraya la importancia de una mayor coordinación con otras facultades.

fuente

http://www.redaccionmedica.com/noticia/las-facultadestos-la-informacion-sobre-sus-ecoe-4809

bannermir2

Deja un comentario