¿Te ha sido de utilidad el artículo?

  • Sí.

    Votos: 0 0,0%
  • No.

    Votos: 0 0,0%

  • Votantes totales
    0

Francisco Lavale

Nuevo Miembro
26 Jun 2017
8
2
2
45
Alicante
www.franciscolavale.es
Carrera
Derecho
Universidad
Alicante
Curso
Finalizado
Profesion
Abogado
Especialidad
Derecho Sanitario
Cuando hablo con médicos sobre el deber de informar al paciente y el consentimiento informado, suelen plantearme situaciones extremas que pueden verse en el servicio de Urgencias, creyendo que esas situaciones no estarán previstas por las leyes. Y seguramente, tratando de "pillarme".

La verdad es que las leyes se hacen (y deberían hacerse siempre) mirando a la realidad; pues en este caso, se cumple. Por eso he realizado un artículo en que expongo las diferentes situaciones en que puede llegar un paciente a Urgencias y doy la respuesta que la ley establece para cada uno de los supuestos.

Cada una de las situaciones atiende a ciertas variables del paciente:
  • Consciencia o inconsciencia.
  • Capacidad para comprender y decidir.
  • Edad: si es o no mayor de edad.
  • Si llega acompañado o solo: es importante si el paciente no puede decidir.
  • Urgencia vital: no es igual una situación de riesgo inmediato para la vida que si hay gravedad pero el factor tiempo no apremia.
Con estas variables se componen diferentes posibilidades que ofrecen una amplia variedad de respuestas. En cada una de ellas he creado un pequeño esquema para facilitar la comprensión.

Este artículo viene a tratar de ayudar a los médicos a saber cuándo deben actuar bajo su propia responsabilidad, cuándo deben respetar la decisión del paciente (aunque no se comparta), qué hacer si el representante de un menor o incapaz no está velando por el bienestar de esa persona... Es una herramienta más para comprender las obligaciones que la ley impone a los médicos, especialmente en situaciones que requieren respuesta ágil, como las urgencias.

Puedes leer el artículo, si es de tu interés,
Please, Acceder or Registrarse to view URLs content!
. Recomiendo sentarse antes de empezar, que pasa de las 3.000 palabras...

Y al final del artículo se puede descargar un algoritmo en el que he recogido todo el posible árbol de decisiones.
Los comentarios y las dudas son bienvenidos ;)